NANO SFERA ARTE VISUAL

INICIO

KOSMOHEDRON

English

NOTA PRELIMINAR

Esta es una declaración multidimensional. Cada una de sus dimensiones se acerca a mi trabajo desde una perspectiva independiente y en ocasiones excluyente o contradictoria con las otras. No obstante todas ellas son igualmente válidas. Actualmente estoy trabajando en la dimensión tercera que, en principio, estará integrada por un poema o prosa poética.


DIMENSIÓN PRIMERA

Me fascina la visión científica contemporánea y como su desarrollo ha ido modelando nuestro lugar en el mundo. Al principio de los tiempos el hombre creyó que la Tierra era el centro del Universo. Al fin y al cabo el cielo parece girar alrededor nuestro arrastrando consigo al Sol, la luna y las estrellas. Tuvieron que pasar muchos siglos antes de que se descubriera que la Tierra, y el resto de planetas, giraban en torno al Sol. Y esto hizo que se pensara que el centro del Universo, en realidad, era el Sol. Sin embargo, pocos siglos después se descubrió que tampoco, que el Sol no era más que una discreta estrella en la periferia de una Galaxia que formaba parte de un Universo que contenía miles de millones de otras galaxias. Pero al menos, ¿era nuestra galaxia el centro del Universo? Pues no. Y no sólo eso. Sino que resultó finalmente que el Universo no tiene centro: la privilegiada posición central fue, en todos los casos, sólo una ilusión.
Parece que hoy en día estamos viviendo algo parecido a esto en lo que concierne a nuestro papel en el mundo. Vivimos en una cultura antropocéntrica: los intereses del hombre ocupan el centro, son lo único importante y han primado sobre cualesquiera otros. Sin embargo, parece que nuevamente nos hemos equivocado. La evidencia científica apunta a que formamos parte de un sistema natural muy complejo de partes íntimamente relacionadas y todas ellas de importancia fundamental. Si vivimos en un Universo que no tiene centro qué sentido puede tener creer que estamos en él.

Mi trabajo artístico parte de estas ideas y trata de construir una experiencia sensible con ellas. El resultado son obras que se mueven en la frontera en la que lo humano se enrarece entre la belleza, el misterio y la ironía. Pero, al mismo tiempo, todos los elementos representados se erigen en símbolos que aluden al contexto actual, al que antes me refería, un momento en el que los descubrimientos de mundos alrededor de otras estrellas se suceden rápidamente a la vez que el cambio climático, los problemas medioambientales y la extinción de especies se convierten en una creciente amenaza para nosotros y el planeta que habitamos. ¿Sobreviviremos a la era de cambios medioambientales acelerados en la que vivimos?

Mi estilo pictórico es figurativo y me fascina la representación minuciosa de animales, plantas y objetos. Muchos de mis motivos proceden de la iconografía de las ciencias naturales.

En cuanto al formato del soporte pictórico, el círculo me sugiere un todo autocontenido. Tiene cierto sentido del ritmo, de la armonía, y al mismo tiempo la noción de círculo vicioso difícil de romper.

De manera más técnica, para mi un cuadro siempre implica un proceso de descubrimiento. Suelo comenzar con un dibujo preliminar como punto de partida. A partir de ahí el proceso es esencialmente creativo. Según voy pintando introduzco y elimino elementos y altero la composición inicial de acuerdo a las necesidades del cuadro y a un cierto juego de intuiciones e ideas. Pinto y vuelvo a pintar. En general doy por terminada la obra cuando presenta una "ecología equilibrada" entre sus elementos.



DIMENSIÓN SEGUNDA

Desde que tengo memoria me fascina el mundo natural. Entre muchos otros recuerdo especialmente un encuentro de mi infancia. Siendo muy crío me topé con un gran escarabajo negro que caminaba sobre la hierba. Me asombró completamente y lo agarré para verlo de cerca. Cuando lo coloqué sobre mi mano parecía haberse muerto de súbito. Me quedé totalmente desconcertado y lo deje otra vez en el suelo con cierta consternación. Esa misma noche me enteré de que muchos pequeños animales se hacen los muertos como estrategia para eludir a los depredadores. Aquel escarabajo me había burlado, cosa que por un lado me asombró y por otra me alegró. Años después comprendí que aquella experiencia había sido un atisbo. La oportunidad de intuir un gran rito o ciclo secreto de la naturaleza. Un escarabajo maestro de la vida y de la muerte.

Desde entonces mi interés por el mundo natural y el universo no ha dejado de crecer. El deseo de conocerlo-entenderlo me llevó a licenciarme en ciencias físicas en la especialidad de astrofísica. La naturaleza de la que pude tener conocimiento así creció hasta ser del tamaño del Universo, un Universo que aún hoy en día es en su mayor parte un misterio. Pero lo que motivó mi trabajo artístico fue el deseo de seguir celebrándolo y comprenderlo-experimentarlo, de mantener un vínculo profundo con él. Podría decirse que construyo pequeños rituales de adoración.